ENCUESTA
No hay encuestas habilitadas en este momento

REGISTRATE
Subscribite a nuestra p醙ina

羠ea:
E-mail:


ARCHIVOS
Escrito por Frente C韛ico. Fecha: 11/04/2017


Para nuestra C髍doba, 20 a駉s no han sido nada, al menos para darle lucha al flagelo de la pobreza. Eso dice el term髆etro del Indec. 

Con  los 鷏timos indicadores acerca de pobreza, indigencia y otras variables parece confirmarse que tenemos nuevamente un term髆etro. De acuerdo a los n鷐eros que arrojan los estudios, sin duda debemos hacernos cargo de que un 30 por ciento de los argentinos viven en la pobreza.


Ya enfocando las tablas en mi provincia, se mezclan rabia y angustia por confirmar lo que vengo denunciando hace muchos a駉s.

El 韓dice alcanz en el segundo semestre de 2016 al 30,3% en el pa韘, es decir alrededor de 12,7 millones de personas. Y los mayores n鷐eros de la pobreza corresponden a Santiago del Estero (44%), Concordia (43,6%), Gran San Juan (43,5%), Gran C髍doba (40,5%) y Corrientes (39,5%), mientras que en el Gran Buenos Aires el 韓dice alcanz al 34,6%.

Los mayores niveles de indigencia se anotaron en C髍doba, con el 10,8%; Santiago del Estero, con el 8,8; y el Gran Buenos Aires, con el 7,5%.

De la Sota-De la Sota-Schiaretti-De la Sota-Schiaretti: van 18 a駉s y vamos hacia los 20 y no han logrado torcer el escandaloso nivel de pobreza de una de las provincias m醩 ricas del pa韘.

Hoy resulta que el Gran C髍doba es el tercer conglomerado m醩 pobre del pa韘, despu閟 de Santiago-La Banda, en Santiago del Estero, y de Concordia, Entre R韔s.

?La pobreza es un tema del Gobierno nacional?, dispar, sin ruborizarse, el gobernador Juan Schiaretti, haciendo gala de una grosera impostura.

Despu閟 de 20 a駉s, debiera el gobierno de Uni髇 Por C髍doba (UPC) ensayar otras razones menos infantiles y superficiales para explicar el fen髆eno. Pero no... s髄o esgrimen tristes argumentos impotentes. No se puede defender lo indefendible.

Oportunidades perdidas

Cuando fui intendente de C髍doba, el gobernador Jos Manuel de la Sota castig a la Municipalidad entreg醤dole un peso de coparticipaci髇. Pese a ello, y mientras De la Sota promet韆 obras fara髇icas (por ejemplo, el nudo vial de la plaza Espa馻), nuestro objetivo era atender a los sectores menos protegidos de la ciudad. Por esa raz髇, la salud y la educaci髇 fueron nuestros ejes concretos.

Cinco per韔dos de gobierno de UPC fueron cinco oportunidades para llevar adelante verdaderas y eficientes pol韙icas de Estado para combatir la pobreza y la indigencia. Pero no fue as.

La lucha contra la pobreza no fue el eje central de una gesti髇 signada por el marketing , que lleg a estas tierras de la mano de Duda Mendon鏰, hoy seriamente implicado en el caso Odebrecht.

El rumbo de esos gobiernos estuvo signado por llevar a los pobres cada vez m醩 lejos de las zonas centrales. Los barrios ciudades se convirtieron, prontamente, en guetos adonde fueron a parar personas desclasadas, personas que comenzaron a sentir c髆o la ?portaci髇 de rostros? se convert韆 en un problema a la hora de llegar al centro de la ciudad.

Los gobiernos de UPC se caracterizaron por esc醤dalos que salpicaron a funcionarios cercanos al Gobierno y por obras cuya ejecuci髇 fue motivo de grandes pol閙icas: entre ellas, la construcci髇 del Camino al Cuadrado y el Hotel de Ansenuza ocupan los primeros lugares.

Adem醩, hay un dato que no debe dejarse pasar. Entre 2006 y 2008, el presupuesto asignado a seguridad aument el 158 por ciento, con lo que se daba por sentado que la inseguridad ya se hab韆 instalado entre nosotros y se reconoc韆 de modo impl韈ito que los 韓dices de marginalidad hab韆n crecido en la misma medida que el tejido social se deterioraba, sin que el Gobierno provincial le pusiera freno.

Para nuestra C髍doba, 20 a駉s no han sido nada, al menos para darle lucha al flagelo de la pobreza. Eso dice el term髆etro del Indec, que ha vuelto a funcionar para que sepamos en qu escal髇 de la escalera social estamos parados.

Luis Juez, Embajador argentino en Ecuador; exintendente de C髍doba.