ENCUESTA
No hay encuestas habilitadas en este momento

REGISTRATE
Subscribite a nuestra p醙ina

羠ea:
E-mail:


ARCHIVOS
Escrito por Frente C韛ico. Fecha: 11/11/2010

Los pibes, nuestros hijos y nietos, con tanta raz髇, estan hartos de ser utilizados en cuanto discurso se vocifera desde los despachos de funcionarios pol韙icos. Hartos de ser la prenda de ternura y lirismo que est perversamente indicada para ablandar la comunicaci髇 de planes nefastos, de proyectos de negociados que se llevan puesto el futuro de los j髒enes y el de toda la comunidad.

"Ellos son el futuro", dicen pomposamente desde los palcos, y a los chicos los invade una sensaci髇 de asco, porque en en ese mismo palco est醤 ellos, los representantes de la impunidad, de la estafa y la desverguenza. Los pibes tienen raz髇. Despu閟 de ver, por ejemplo, el acto en la f醔rica de Renault en C髍doba, donde la Presidenta hac韆 su primera aparici髇 p鷅lica luego del sepelio del ex-presidente Kirchner, les debo dar otra vez la raz髇 a los j髒enes. Nuestra mandataria nacional nos convocaba a so馻r con la Argentina del trabajo, la libertad y la prosperidad. Mientras los invitaba a la epopeya, a su lado estaba invitado, especialmente por ella, Jos Manuel de la Sota. Estaba tambi閚 Ricardo Jaime como presidente del Frente para la Victoria C髍doba, y estaba por supuesto Schiaretti, Giacomino y la peor mugre de la pol韙ica nacional. 縌u tienen que ver los sue駉s de los j髒enes con esa lacra?

Siempre alguien explicar que los procesos admiten sus contradicciones de diferentes ordenes. Macanas!!! La corrupci髇 no es una contradicci髇, es condici髇 imprescindible en la metodolog韆 de esta mafia.

Y es precisamente su combate nuestra condici髇 imprescindible para construir proyectos sociales saludables. En eso siempre seremos irreductibles.

Hoy. Especialmente hoy, los acontecimientos recientes pretenden asociar la edificaci髇 tard韆 de un mito con el reverdecer de la pasi髇, los sue駉s, la m韘tica y la potencia propia de los j髒enes en un proceso transformador. Pareciera que estamos ante un intento de apropiaci髇 de la juventud para una sola bandera como lo hicieron perversamente con los Derechos Humanos y la redistribuci髇 de la riqueza.

Ojo!!! Ojo con el sectarismo. Ojo con el fanatismo. Esa ceguera va a contramano de la naturaleza de los j髒enes.

Nuestros hijos pretenden abrazar la causa social con generosidad, solidaridad y apertura. Nuestro pibes no deben permitir frontera alguna, deben ir adelante con convicciones sin tranqueras.

Cuidemos sus sue駉s. Los acompa馿mos en la lucha. Los empujemos a los cambios. Los provoquemos hacia la inteligencia. Los desafiemos a la honestidad m醩 brutal. Insistamos con que ellos son ahora, hoy, y veremos ma馻na si elegimos bien el camino.

El Frente C韛ico precisa esta fuerza juvenil. Necesitamos de la sangre que circula r醦ido. De cabezas que no paran. Son la garant韆 de que vamos por buena senda. Ellos multiplicar醤 por cien nuestras banderas de Honestidad, Transparencia y Lealtad en todos los rincones de la sociedad. Estamos construyendo otro camino para el Pa韘.

Un tercer espacio pol韙ico impregnado de esperanza y decencia. Estamos trabajando para merecer el respeto de nuestros j髒enes, esto no se negocia, porque no tiene precio.

Luis A. Juez
Senador Nacional